Últimas entradas

Lo último

miércoles, 24 de septiembre de 2014

CÓMO EVITAR INQUILINOS MOROSOS

Inquilinos profesionales morosos haberlos haylos, pero también hay trucos para identificarlos y no caer en sus redes. Aquí los tienes.
Cuando se tiene la desgracia de tropezar con un inquilino profesional de la morosidad o con un desaprensivo los problemas que se sufren son la falta de pago del alquiler y recibir la vivienda y su equipamiento “hechos unos zorros”. Para evitar ‘esta plaga’, o al menos intentarlo, no hay que olvidar estos tres trucos:
1. Comprobar la solvencia, o la insolvencia, económica y moral del aspirante a inquilino.

2. Exigir las garantías precisas.
3. Cumplir las formalidades pertinentes.


1.- Comprobar la solvencia, o la insolvencia, económica y moral del aspirante a inquilino.


Además de pedir al inquilino nóminas y cuantos documentos acrediten que no va a tener problemas para pagar el alquiler, hay que actuar con sentido común:
No da la misma imagen de solvencia un funcionario que ha sido trasladado a la ciudad que un inmigrante que acaba de llegar a España en calidad de “turista”.
No ofrece la misma garantía la nómina de un Abogado del Estado que la de un empleado de una empresa ‘desconocida’, aunque la segunda sea de mayor cuantía.
Es importante que el aspirante explique la razón por la que ha elegido nuestra vivienda, de modo que nos permita averiguar la ‘trayectoria inmobiliaria‘ de esa persona, sitios donde ha vivido y fama que ha dejado.
El tiempo y dinero que “perdamos” en estas indagaciones será infinitamente menor que el que perderemos si decidimos omitirlas y se nos ‘cuela’ un inquilino profesional de la morosidad.

2.-Exigir las garantías precisas.

Teniendo en cuenta que en el momento actual la fianza legal es, sobre todo, un medio gratuito de financiación para las Comunidades Autónomas, su cuantía no cubrirá nunca la eventualidad que estamos analizando y la ley permite garantías adicionales, éstas pueden ser:
• Aval bancario
• Póliza de seguro de alquileres y en todo caso de daños a los bienes arrendados
• Deposito en metálico en la cuantía que se juzgue oportuna
• Fianza personal y solidaria de alguien solvente
Si una compañía de seguros o banco rechaza a un inquilino por dudar de su solvencia, no debemos ‘enmendarle la plana’ a quien sabe de eso más, admitiendo a ese inquilino.

3.-Cumplir las formalidades pertinentes.

La entrega de una vivienda amueblada en arrendamiento exige inexcusablemente un contrato cabalmente redactado y un inventario de bienes lo más pormenorizado posible, firmado por ambas partes.
En ese contrato ofrece especial interés la cláusula de duración y la penalización al inquilino en caso de incumplimiento.
También es recomendable que quede fijada la cuantía de lo que se considerarán reparaciones pequeñas a cargo del inquilino.
El inquilino debe ser sabedor que un simple retraso en el pago del alquiler conllevará el desahucio judicial, que podrá enervar (detener) pagando en el Juzgado, pero, eso si, con tasas y costas.
El alquiler de una vivienda amueblada mediante contrato verbal es una temeridad que perjudica notablemente al arrendador.
El casero debe depositar la fianza en el organismo que señale la normativa de su Comunidad Autónoma.
NOTA IMPORTANTE: Si decidimos encomendar todo lo anterior a un API o Agencia Inmobiliaria, conviene cerciorarnos antes de que se trata de un profesional o empresa de reconocido prestigio por su trayectoria profesional y no acudir al primer “chiringuito inmobiliario” con el que topemos.

No hay comentarios: