Últimas entradas

Lo último

sábado, 21 de junio de 2014

PREPARA TU MASCOTA PARA LA VERBENA

¿En serio es necesario tirar petardos para divertirse?

Es oir un petardo, por lejano que suene, y Troya tiembla como un flan y tira de la correa buscando el refugio del hogar. Dentro de casa ya se siente tranquila, es en la calle cuando sufre. Y no sólo con el ruido, aunque sean simples bombetas, también con el olor de petardos tirados con anterioridad. Es así desde que la adopté.
Cuando la veo así temblando de pánico, la imagen del terror, os confieso que me acuerdo de la madre del que tiró el petardito de las narices. ¿En serio es necesario tirar petardos para divertirse? Tal vez muchos de ellos, con frecuencia niños, si vieran a un animal pasarlo tan mal por su culpa se lo replantearían. Los niños de mi familia, que la han visto pasarlo así de mal, tienen claro que “los petardos no molan nada”.
Y también me acuerdo de que Troya no es ni mucho menos un caso únicoEs muy frecuente que a los perros les aterroricen los petardos, aunque cada uno reacciona de manera diferente. Alguno ha intentado morderlos con terribles resultados. Muchos se pierden por su culpa todos los años.
Ayer pasó de nuevo. Son las fiestas de la ciudad en la que vivo y paseándola nos encontramos con los petardos de turno. Ya no quiso seguir, tiró con fuerza hacia casa.  Justo al volver escribí lo siguiente en mi muro de Facebook:
No les deseo ningún mal a los que tiran petardos más allá de una fobia que desate en ellos temblores y un pánico incontrolable cuando se encuentren casualmente con algo relativamente habitual como saltamontes, batidos de fresa o coches naranjas. Lo mismo que experimenta mi perra y otros muchos miles cuando alguien tira petardos cerca. Y que conste que los saltamontes, los batidos de fresa y los coches naranjas tienen mucha más razón de ser que los petardos.
Pronto serán las fiestas de San Juan, la noche más corta y más mágica del año y una pesadilla de petardos y tracas atronando en distintas partes de España. Os aseguro que no podría vivir en Valencia.
Si tenéis perros, llevadlos siempre bien cogidos por la correa para evitar fugas. Aquí algunos consejos sobre como intentar combatir este miedo:

No hay comentarios: