Últimas entradas

Lo último

lunes, 26 de mayo de 2014

¿QUIÉN HA DICHO QUE NO SE PUEDE?

   A ver si van tomando nota los políticos de nuestro municipio, en Altafulla han sido los vecinos quienes han decidido dónde invertir el dinero sobrante del IBI, aquí parece ser que cuando se propone algo parecido nos toman por desquiciados, ésta es la participación real, si ellos lo hacen, ¿por qué no podemos hacer nosotros lo mismo?, no alcanzo a comprender por qué les cuesta tanto asimilarlo, se trata de una gestión que evita conflicto entre partidos, satisface a la mayoría y la minoría se tiene que resignar porque no le queda otra, eso es democracia.


Altafulla vivió ayer una doble jornada electoral. Los comicios europeos coincidieron con una votación popular. La ciudadanía debía decidir qué hacer con una partida de 100.000 euros. Había dos opciones: arreglar la calle Martí d’Ardenya o realizar una reforma integral de los vestuarios del campo de fútbol municipal Joan Pijuan. Y la opción elegida fue la primera, que se llevó un 65% de los votos. El 31,72% preferían reformar los vestuarios; el 2,3% fueron votos en blanco y el 0,8%, nulos.
La coincidencia con las elecciones europeas no fue casualidad. El Ayuntamiento ya había convocado consultas similares en anteriores ocasiones, pero tuvieron una participación muy baja. «Para mucha gente, salir a votar requiere un esfuerzo que a veces no merece la pena», confiesa la concejal de Participació Ciutadana, Montse Castellarnau. Por ello, el gobierno local optó por aprovechar la jornada electoral y convocar, el mismo día, la consulta municipal. «Así fomentamos que los ciudadanos, puestos a hacer el esfuerzo, voten en las dos convocatorias», explica Montse Castellarnau, concejal de Participació Ciutadana. Quisieron hacerlo todavía más fácil. Colocaron las carpas con las urnas muy cerca de los colegios electorales.
La idea funcionó. «Estamos encantadísimos. La participación ha sido del 31,72% –1.116 personas– y hemos superado todas las previsiones», señalaba la edil una vez hecho el recuento. Podían votar los mayores de 18 años empadronados en el municipio. «Coincidir con las europeas ha favorecido a que participara mucha gente más», añadió Castellarnau.
Los 100.000 euros objeto de debate corresponden al incremente del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) decretado por el Gobierno Central. El consistorio consideró que eran los vecinos quienes debían decidir. Y así ha sido.
El proyecto ganador
La inversión ganadora es la semiconversión en isla de peatones de la calle Martí d’Ardenya. La actuación consiste en el derribo de las actuales aceras y calzada, la construcción de nuevas aceras más amplias y la supresión del aparcamiento en la calle, además de otras cuestiones como la instalación de mobiliario urbano. La propuesta también contemplaba la formación de una canalización de aguas pluviales soterrada, actualmente inexistente, la conexión de los desagües de pluviales de cada casa a la red general y el soterramiento de las instalaciones aéreas existentes como el cableado eléctrico, entre otras.
La propuesta sale del Consell de Participació Ciutadana. Ahora el consistorio deberá presentar el proyecto oficial, y la idea es poder comenzar las obras después del verano.
El otro proyecto consistía en la actualización de los accesos y las instalaciones de los vestuarios del estadio municipal Joan Pijuan, que datan de 1982, para poder acoger las actividades. La reforma que precisaba era prácticamente integral, y también era una petición de la ciudadanía.
Publicado en el "Diari de Tarragona"

No hay comentarios: