Últimas entradas

Lo último

sábado, 26 de abril de 2014

SE PODRÁ USAR EL "CIGARRILLO-e" EN RESTAURANTES



La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado ha rechazado prohibir los cigarrillos electrónicos en restaurantes, bares, centros comerciales, tiendas y hoteles. La oposición pidió equiparar la legislación de estos dispositivos a la del tabaco tradicional al considerar que la nicotina administrada por vía inhalada es una sustancia "altamente adictiva" y "potencialmente tóxica". Sin embargo el Partido Popular —con el rechazo de los médicos a su planteamiento— ha defendido que el vapor que desprenden estos dispositivos es de agua y la nicotina la consume el fumador y no su entorno.

 ¿Es lo mismo vapear que fumar? Las respuestas a los principales interrogantes que plantea el cigarrillo electrónico, o e-cig, que vive un auténtico 'boom' en España.

 ¿Qué es el cigarrillo electrónico? Los vapeadores son dispositivos con forma de cigarrillo convencional que liberan nicotina a través de un calentamiento de un líquido mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal. La mezcla se calienta hasta los 350 grados mediante una batería que se carga con un puerto USB. Se aspira a través de una boquilla.

 ¿Quién lo inventó? El cigarrillo electrónico es un invento de un doctor chino que perdió a su padre por un cáncer de pulmón. Se trata de Hon Lik, de 57 años, que patentó en 2003 el primer cigarrillo electrónico con nicotina.

 ¿Cuánta gente se estima que vapea en España? El sector calcula que los usuarios de cigarrillos electrónicos pueden ser ya más de 800.000 personas en España.

 ¿Cuál es el volúmen de negocio? En el último año han facturado 24,6 millones de euros, según un informe elaborado por la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE). El número de tiendas especializadas supera las 1.200. El sector emplea a 3.000 personas de manera directa y casi 4.000 de forma indirecta, aseguran.

 ¿Es más barato que el tabaco convencional? Los vapeadores salen a la larga más baratos que el tabaco convencional, según vapeadores consultados. El desembolso inicial, sin embargo, es más costoso. El dispositivo cuesta entre 50 y 70 euros. Las recargas unos 5,5o euros.

 ¿Qué tipo de recargas se pueden adquirir? Los líquidos que calientan la nicotina se presentan en diferentes sabores, muchos de ellos afrutados o de café y otros que simulan el sabor del tabaco original.

 ¿Cuál es la principal polémica? Hay estudios que demuestran que el uso de estos dispositivos irrita la vía aérea y altera la función pulmonar La guerra de los cigarrillos electrónicos enfrenta a aquellos que consideran estos dispositivos una alternativa más saludable que el tabaco convencional con los que defienden que su desembarco ha dado al traste con las políticas antitabaco de las últimas décadas. Unos aseguran que los vapeadores serán al cigarrillo como el ordenador a la máquina de escribir. Los otros lamentan que se haya articulado la resocialización del consumo de nicotina. Estos últimos lamentan su popularización antes de que la ciencia haya llegado a discernir los riesgos que puede conllevar para la salud.

 ¿Es el cigarrillo electrónico inocuo? La inhalación de nicotina con saborizantes y aromas no es inocua, según el coordinador del área de tabaquismo de la sociedad española de neumólogos, el doctor Segismundo Solano. "Hay estudios que demuestran que el uso de estos dispositivos irrita la vía aérea y altera la función pulmonar. Eso son los efectos a corto plazo, desconocemos los efectos a largo plazo porque no hay estudios concluyentes". Por otra parte, la semana pasada se dio a conocer el primer caso diagnosticado en España, el segundo en el mundo, de neumonía lipoidea asociada al cigarrillo electrónico. Es el caso de un paciente de 50 años que vapeaba hasta cinco cargas diarias, el equivalente a cinco cajetillas de tabaco convencional.

 ¿Sirve para dejar de fumar? Los defensores del vapeo valoran su potencial para disminuir el uso del tabaco convencional, que se presupone mucho más letal. Estos blanden estudios que concluyen que sirve como sustitutivo del fumar. Sin embargo, la mayoría de la comunidad científica asegura que la eficacia como terapia sustitutiva del tabaco está lejos de demostrarse. La OMS considera que solo un 1% de los que vapean consiguen dejar de fumar. Un estudio de Nueva Zelanda eleva dicho porcentaje al 7%, pero algunos científicos consideran que adolece de las características metodológicas necesarias para ser considerado un estudio fiable. Estos mismos médicos recomiendan, como más eficaces, terapias de sustitución con parches, chicles o comprimidos para chupar.

 ¿Qué es la trampa del consumo dual? Algunos sanitarios muestran su preocupación por las consecuencias para la salud del consumo dual, que consiste en fumar tabaco convencional en el exterior y cigarrillos electrónicos en los lugares en los que está prohibido fumar. ¿Cómo está regulado su consumo en España? El sector defiende que no es un medicamento ni forma parte de ningún tratamiento médico para dejar el hábito de fumar En diciembre, el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas acordaron prohibir los e-cigarrillos en centros educativos y sanitarios, en el transporte público y en el ámbito de las administraciones públicas. El Comisionado para el Mercado del Tabaco (CMT) considera que son un "artículo de fumador" y ha evitado hasta ahora regular su comercialización. Hasta finales de octubre se vendían solo en centros comerciales y tiendas especializadas. El 28 de ese mes se aprobó su venta en estancos. Está prohibida a menores de 18 años. Ahora el PP en el Senado ha rechazado la propuesta de la oposición de vetar su uso también en la hostelería.

 ¿Y en Europa? La Eurocámara aprobó una norma el 8 de octubre de 2013 que entra en vigor en abril. Obligará a los fabricantes a informar si sus productos son medicinales o no, y el tipo de propiedades (curativas o preventivas). En el primer caso, tendrán que cumplir con la legislación que afecta a chicles, parches y comprimidos de nicotina; en el segundo, serán tratados como el tabaco normal. Los e-cigarrillos no podrán exceder los 30 mg/l de nicotina y deberán incluir advertencias sanitarias. Tendrán las mismas restricciones publicitarias que los productos del tabaco. Cada país podrá decidir sobre los espacios en los que se permite vapear.

 ¿Qué pide el sector? ANCE defiende que el vapeador "no es un medicamento ni forma parte de ningún tratamiento médico para dejar este hábito, pero tampoco puede considerarse un producto derivado del tabaco, ni tabaco, ya que la nicotina líquida que contiene no produce una combustión como cuando se fuma tabaco", por lo que no exigiría una regulación tan restrictiva.

¿Qué piden las sociedades médicas? Las sociedades médicas solicitan que los cigarrillos electrónicos sean considerados medicamentos. Creen que pueden ser una promesa como terapia, pero reclaman la realización de estudios independientes a largo plazo de sus riesgos para la salud.


No hay comentarios: