Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

jueves, 26 de septiembre de 2013

EL COTILLEO, DEPORTE NACIONAL

   Últimamente me llegan algunas informaciones que no dejan de sorprenderme, me refiero a la hipocresía de algunas personas, esas personas que cuando las tienes delante te ponen buena cara, incluso una sonrisa, falsa, claro, ya ni te cuento cuando empiezan a hablar de unos y otros criticando sin contemplaciones, luego los ves con cualquiera de  esas personas y tienen el mismo comportamiento que contigo, lógicamente con el tiempo vas comprobando que han tenido idéntica manera de actuar cuando has estado hablando con ellas. Son ese tipo de personas a las que te gustaría analizarles el cerebro para ver que hay en el disco duro, personas que no tienen nada mejor que hacer, o no saben hacer otra cosa. Las causas de este comportamiento nos las debería explicar algún especialista, supongo que alguna debe haber, personalmente pienso que debe tratarse de dos graves y muy comunes enfermedades, la envidia y los celos, unas de las peores lacras de la sociedad desde siempre.

   Debería crearse algún tipo de escuela o taller para reeducar ese tipo de comportamiento haciéndoles ver que en muchas ocasiones las paredes oyen, no se dan cuenta que hablan rodeadas de otras personas que ni siquiera conocen, no se enteran que esas personas involuntariamente están oyendo esa conversación, donde con tan poca precaución dan nombres y datos que en muchas ocasiones son fáciles de identificar, pero a ellos les da lo mismo, es su energía vital, algo que los mantiene activos, que digo yo, si se dedicaran a algo más productivo, sería positivo para todos. Pero lo peor de todo, lo que tiene gracia, es que suelen ser personas cargadas de problemas, problemas que superan con creces los que ellas mismas critican de esas otras personas y eso es muy triste, probablemente piensen que su enfermedad se cura cotilleando creyendo que eso es una buena terapia, cuando en realidad lo que hacen es ponerse en evidencia y mostrar quienes realmente son, una pena, sólo eso, un desperdicio de la sociedad. En fin, algo que cabrea en su momento, pero que acabas asimilando porque tienen un problema que tiene difícil solución y no me gustaría caer en una de esas enfermedades.

Dedicado (principalmente) a esas "marujas" que critican lo que no tienen, pero que les gustaría tener.

(Que nadie se de por aludido, ellas ya saben quienes son, un "saludo")

No hay comentarios: