Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

sábado, 29 de septiembre de 2012

LO QUE DEBERÍA SER UN REGIDOR

   Ahora que estamos en pleno proceso de exposición pública por lo que respecta a las cuentas municipales, o sea, NUESTRAS CUENTAS, que no olviden los políticos que desgraciadamente hacen con nuestro dinero lo que se les antoja, y que se puede verificar el despilfarro al que ya se han acostumbrado, que somos conscientes de que lo que vamos viendo es sólo una pequeña parte, la demostrable, que tenemos claro que tiene que haber mucho más, y que gracias a esa falta de transparencia seguiremos sin conocer, pero que no se equivoquen, nadie se fía ya de ellos, nadie cree en la porquería política de chorizos y vividores en un país el nuestro de los más corruptos del mundo en el que batimos constantemente récords en delitos cometidos por los que están en el poder y de los que los ayuntamientos no se libran.

   Hace pocos días debatíamos sobre muchos de los gastos superfluos que en estos tiempos tan difíciles no habría que titubear en recortar o suspender, entre ellos, sirva sólo como ejemplo, los pins y relojes obsequiados a los regidores por el simple motivo de tratarse de una tradición, es lamentable comprobar como se recorta en servicios de primera necesidad y tiramos el dinero en asuntos que son de puro protocolo, los señores políticos a veces este tipo de protocolo se lo tendrían que pasar por el forro, pero no interesa, igual es que ese tipo de recortes no son políticamente correctos, pero veintitantos regidores a pin de 300 € y relojes que me imagino rondarán los 500 €, más smartphons de gama alta y consumos de telefonía móvil de 10.000 € mensuales, como siempre, insultante.
(Me han informado que no existe el asunto de los relojes, probablemente me he confundido entre la factura de pins que es de relojería y la costumbre en muchas empresas de regalarlos, eso, o me he dejado llevar por la emoción de tanto despilfarro; un gasto menos)

   Y para que veamos como ha degenerado la política estos últimos años, por si alguien no lo sabe o los mismos políticos no quieren recordar, hubo un tiempo en el que los regidores sí eran servidores del pueblo sin ánimo de lucro, regidores que dedicaban su tiempo sin cobrar una sola peseta, y no sólo eso, sino que en los desplazamientos de sus domicilios al consistorio o a cualquier evento fuera del municipio empleaban sus propios vehículos y ni siquiera cobraban por el gasto de combustible, regidores que sí merecían un pin y un buen reloj al terminar su mandato, ellos sí se lo habían ganado, se lo merecían por ser ciudadanos honrados que se tomaban muy en serio su trabajo y eran cercanos al ciudadano, al que escuchaban y respetaban, los de ahora sólo tienen un objetivo, engañar al ciudadano para conseguir su voto, entrar en el consistorio, olvidarse de quienes lo votaron y actuar como si fueran los auténticos amos del municipio.

   Puede que alguien no crea que esto haya podido suceder, pero afortunadamente todavía queda gente de esa época que lo puede corroborar, personas que no voy a nombrar por preservar su intimidad, pero que estoy convencido no les importaría si se lo pidiera porque nada tienen que esconder, al que sí puedo nombrar, que para ello tengo el honor y el orgullo de haber conocido y que fuera una persona excepcional, aunque no hay que confundir con el hecho de que fuera un familiar sino porque quien lo conoció sabe perfectamente que fue así, es a José Luis de La Rosa, regidor en Calafell desde 1971 a 1977 aproximadamente, siendo entonces alcalde el Sr. Ortoll, desconozco si en esa época el alcalde cobraba, lo que si es cierto, que los regidores no lo hacían. No es de extrañar por tanto que personas que habían hecho tanto por el pueblo recibieran en su momento y a título póstumo el reconocimiento que se merecen, como ésta placa concedida por decisión unánime de los políticos del momento y el nombramiento de una calle de Segur en su honor. Esas eran el tipo de personas que muchos echamos de menos, gente del pueblo y para el pueblo, no para llenarse los bolsillos y defender sólo los propios intereses. Ojalá algún día cambie el sistema y podamos volver a creer ya no sólo en la política, sino en las personas.


No hay comentarios: