Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

martes, 23 de agosto de 2011

SIGUEN LAS EXIGENCIAS

Como se decía en otra entrada, se están empezando a creer que el país es suyo, se inició la presión con las mezquitas y ahora son los cementerios,  lo lamentable es que muchos políticos les siguen el juego, pensar en que va a terminar todo esto empieza a ser preocupante, el siguiente artículo de "L.V. para A.D." hace referencia a las presiones para gestionar la solicitud de un cementerio en Albacete.

Envalentonados por las leyes entreguistas españolas, los moros de Albacete insisten en tener cementerio propio



La comunidad musulmana afincada en Albacete no quiere resignarse a no tener un cementerio para sus enterramientos, y por ello tiene intención de solicitar una reunión para el mes de octubre con el Ayuntamiento para que «nos den una explicación del por qué no podemos tener un cementerio musulmán en esta ciudad», indica Mostafa Snabi, vicepresidente de la Federación de Comunidades Musulmanas de Albacete.
Y es que, al parecer, el único problema que impide que haya cementerios para la comunidad islámica en todo el territorio de Castilla-La Mancha es, precisamente, el decreto 72/1999 de la Consejería de Salud y Bienestar Social, en cuyo artículo 84 dice textualmente que «se prohíbe la inhumación, reinhumación y transporte de cadáveres y restos sin el correspondiente féretro…», es decir, que en Castilla-La Mancha no se pueden enterrar los cuerpos con una mortaja directamente sobre la tierra, tal y como practican los musulmanes, que generalmente prefieren que el cuerpo del difunto descanse directamente en el subsuelo.


Sin embargo, Mostafa Snabi sostiene que esta normativa no está por encima del Acuerdo de Cooperación del Estado español con la Comisión Islámica de España, firmado en 1992, y que establece, según Snabi, que cualquier ayuntamiento español está «obligado» a crear un cementerio para la comunidad musulmana.
En concreto, el artículo 2 de este Acuerdo reconoce a las Comunidades Islámicas, pertenecientes a la Comisión Islámica de España, «el derecho a la concesión de parcelas reservadas para los enterramientos islámicos en los cementerios municipales, así como el derecho a poseer cementerios islámicos propios. Se adoptarán las medidas oportunas para la observancia de las reglas tradicionales islámicas, relativas a inhumaciones, sepulturas y ritos funerarios que se realizarán con intervención de la Comunidad Islámica local. Se reconoce el derecho a trasladar a los cementerios pertenecientes a las Comunidades Islámicas los cuerpos de los difuntos musulmanes, tanto los actualmente inhumados en cementerios municipales como los de aquéllos cuyo fallecimiento se produzca en localidad en la que no exista cementerio islámico, con sujeción a lo dispuesto en la legislación de régimen local y de sanidad».
A modo de ejemplo, el vicepresidente de la Federación de Comunidades Musulmanas citó los cementerios islámicos de Madrid, Valencia y Murcia, curiosamente comunidades gobernadas todas ellas por el Partido Popular, que vienen a demostrar que este tipo de instalaciones funerarias responden más a la voluntad política que a la normativa vigente. «Si hay interés por parte de los políticos se pueden buscar muchas salidas, siempre respetando nuestros rituales y las leyes españolas, pero lo que no entendemos es por qué en Madrid o Valencia sí se puede crear un cementerio musulmán y en Castilla-La Mancha no; creemos que es discriminatorio».
En cuanto a la normativa sanitaria que impide esta inhumación sin ataúd para evitar filtraciones a la tierra, entiende que todo es cuestión de hacer un estudio hidrogeológico sobre el terreno objeto de cesión por si, en caso de que hubiera algún acuífero subterráneo, buscar otra ubicación. No obstante, Snabi subrayó que en todo el mundo hay 1.600 millones de musulmanes «y nunca ha pasado nada con las filtraciones de los cuerpos a la tierra; esto no es más que una excusa».
Snabi recuerda que la comunidad islámica de Albacete lleva desde 2007 reivindicando ante el Ayuntamiento la cesión de no más de 200 metros cuadrados de terreno para poder crear este cementerio musulmán. Pero cuando creían que el exalcalde Manuel Pérez Castell estaba por la labor, se marchó al Congreso de los Diputados y su sustituta, la socialista Carmen Oliver, «pasó completamente del tema».
«Tenemos derecho a ser enterrados con nuestros rituales y nuestras creencias; estamos solicitando nuestro derecho y la aplicación de un acuerdo que firmó el Gobierno de España con la Comunidad Islámica española en 1992», dice finalmente el vicepresidente de la Federación de Comunidades Musulmanas de Castilla-La Mancha, que aglutina a unos 50.000 musulmanes en esta Comunidad Autónoma.

No hay comentarios: